37.- La Familia.



Imagen/mes. Viento sobre Fuego / Mayo.
Sentido general. Positivo.
Situación origen. 64.-Antes de la Consumación.
Pensamiento origen. 43.-La Oportunidad.
Tema relacionado. Transición / Cercana.
Culminación. 40.-La Liberación.

  

  Una familia saludable, un país saludable, un mundo saludable, todos parten de una sola persona superior.

  
  Veremos aquí cuál es la base adecuada sobre la que deben asentarse las comunidades humanas. Cualquier grupo debe tener una persona superior en su centro si espera prosperar y triunfar. Por ello y con el fin de mejorar nuestra familia, compañía, nación, o comunidad mundial, debemos comenzar mejorándonos a nosotros mismos.
  Si observas las familias saludables, siempre verás presentes en ellas tres cualidades, el amor, la lealtad y la rectitud. Cuando amamos verdaderamente a los demás, nos comportamos naturalmente con amabilidad, gentileza y paciencia con ellos. Cuando somos leales a los demás, anteponemos los principios y la conducta correcta a cualquier influencia temporal como la ira, el deseo o el anhelo y cuando practicamos la rectitud, nos alimentamos espiritualmente y alimentamos también a todos los que nos rodean. Cuando se cultivan estas tres cualidades, surge naturalmente un grupo saludable.
  La diferencia entre hablar de éstos ideales y practicarlos es grande. Si recomiendas los ideales y las acciones elevadas a los demás pero no las encarnas en ti, tu influencia se disipará por falta de una base correcta. Por ello, para inspirar cualidades superiores en los demás, primero debes inculcarlas en ti.
  Concéntrate, no en influir sobre los demás o sobre los acontecimientos externos, sino en fortalecer tu devoción interna hacia los principios correctos. Cuando la modestia, la aceptación, la ecuanimidad y la suavidad estén profundamente arraigadas en tu carácter, fluirán constantemente de ti. Pronto te encontrarás inmerso en una red de relaciones saludables y esto es una gran fortuna.


1.-  Debe haber firmeza para que las relaciones tengan éxito. Si nos dejamos arrastrar por las demandas y las rabietas del ego, al final nos llevarán a la desgracia. Prosperaremos cuando nos encontremos con los demás de una manera equilibrada, ni más ni menos.

2.-  No busques lograr alguna influencia mediante la fuerza o con acciones agresivas. Por el contrario, penetra suavemente en la situación manteniendo pensamientos correctos.

3.-  La dureza conduce al desastre, igual que lo hace la falta de carácter. Solamente siendo suave por fuera y fuerte por dentro, triunfarás.

4.-  El bienestar es consecuencia del equilibrio interno, de la disposición de aceptar y de la conducta atenta. Concéntrate en cultivarlas en este momento.

5.- .Si tu carácter es bueno, tu influencia se hará notar. Apartándonos de lo inferior, incrementamos nuestro poder.

6.-  Si eres decididamente correcto en tus pensamiento y acciones, tendrás buena fortuna. El poder de la verdad interna y del bien pone a los demás y a dios de nuestro lado.